sábado, 30 de mayo de 2009

Las maravillas de un buen masaje

Cuando se habla de masaje se suele estar haciendo referencia al masaje con las manos. por lo tanto el masaje es una forma de estímulo físico manual sobre el organismo que provoca reacciones biológicas, psicológicas y sociales beneficiosas. Su empleo por multitud de seres vivos, sobre todo mamiferos, permitió ser humano, observarlo y desarrollarlo en diversas direcciones: desde el masaje afectivo o sensual, empleado en el ámbito familiar o de pareja, hasta el masaje específicamente terapéutico (masoterapia) del ámbito sanitario, pasando por el masaje deportivo en el ámbito de la actividad física.

El masaje es tanto un arte como una ciencia, en cuanto a arte posee una parte técnica, viva y por ello en constante cambio y adaptación. Sus beneficios han llegado hasta nuestros días evolucionando desde las técnicas más simples para proporcionar relajación y favorecer el sueño, hasta el desarrollo específico de algunas más complejas para aliviar o eliminar dolencias concretas del cuerpo o el organismo.


Técnicamente, es un método de valoración (mediante la palpación) y de tratamiento manual, aplicado sobre la cubierta corporal y trasmitido por la presión mecánica de las manos a los diferentes órganos del cuerpo humano. Según la indicación y los objetivos de tratamiento propuestos, se pueden lograr efectos que generan acciones directas y/o reflejas sobre el organismo. A continuación se detallan los efectos principales:


Mecánicos: En referencia a como las fuerzas mecánicas relacionadas con cada maniobra afectan a los tejidos.
Fisiológicos-higiénicos: Cuando se efectúa el masaje en una persona sana para proporcionar mayor vigor al organismo o para aliviar el cansancio, se asocia a la práctica de ejercicio gimnasias suaves y/ o baños termales.


Preventivos: Estos se cumplen cuando se localiza por palpación una zona tensa o con posible lesión, cuando se delimita, y al comunicárselo al sujeto que recibe el masaje y al tratar. Así se cumplen dos de las funciones del terapeuta: Educar, y promover la salud aconsejando que el masaje este unido a la práctica de ejercicio moderado, para mejorar el bienestar general, y conseguir además que el tratamiento perdure.


Terapéuticos: Cuando se utiliza el masaje para mejorar la función circulatoria, recuperar la movilidad restringida entre los tejidos dañados, aliviar o reducir el dolor, o para optimizar la conciencia sensorial. Por otro lado, en el momento en que el masaje proporciona relajación y bienestar, ayudando en la recuperación y el mantenimiento de la salud se convierte, aun sin pretenderlo, en un acto terapéutico. El masaje terapéutico debe ser realizado solamente por fisioterapeutas.


Estéticos-higiénicos: Cuando tiene por finalidad mejorar el aspecto externo de la persona, eliminando los depósitos de grasa, devolviendo al músculo su tono y relajando el cansancio. Igualmente tiene resultados higiénicos puesto que eliminar el cansancio en una persona sana produce un resultado estético.


Deportivos: Cuando se efectúa para preparar a un deportista con finalidad competitiva antes, durante y después de la práctica del mismo.


Psicológicos-anímicos, o para la relajación: El contacto de la mano experimentada proporciona seguridad y confort, a la vez que regula y alivia la tensión psico-física.

Información tomada de Wikipedia

Sea el masaje que elijas, siempre será mas reconfortante si usas Aloe Heat Lotion nº de Ref. 064 una crema especial para dar un delicioso descanso al cuerpo además, las bondades que posee es que ayuda a eliminar el dolor, en verdad está comprobado que nos puede ayudar a relajar al grado de quitar el dolor.
Entre los usos que personalmente he comprobado, es que quita el dolor de cabeza, dando un ligero masaje en las sienes y en la nuca, proporciona un agradable descanso a los pies, quita la tos en los niños al aplicarles Aloe Heat Lotion en la planta de los pies y ponerles calcetas, calma los cólicos mestruales y ayuda a quitar la inflamación, créanme, es una maravilla.